Alma divina

A veces, la chispa de magia que alimenta a un hechicero proviene de una fuente divina que brilla en el alma. Tener un alma tan bendecida es una señal de que tu magia innata podría provenir de una conexión familiar lejana pero poderosa a un ser divino. Quizás tu antepasado fue un ángel, transformado en mortal y enviado a luchar en nombre de un dios. O tu nacimiento podría alinearse con una antigua profecía, marcándote como un sirviente de los dioses o un recipiente elegido de magia divina. Un alma divina, con un magnetismo natural, es vista como una amenaza por algunas jerarquías religiosas. Como un forastero que comanda el poder sagrado, un Alma Divina puede socavar un orden existente al reclamar un vínculo directo con lo divino. En algunas culturas, solo aquellos que pueden reclamar el poder de un Alma Divina pueden comandar el poder religioso. En estas tierras, las posiciones eclesiásticas son dominadas por unas pocas líneas de sangre y conservadas durante generaciones.

  Origen: Compendio de Aster (En desarrollo perpetuo)

  Origen sortílego de Hechicero

Rasgos de clase

Volver arriba