Camino del ser astral

Un monje que sigue el Camino del Ser Astral cree que su cuerpo es una ilusión. Ven su ki como una representación de su verdadera forma, un yo astral. Este yo astral tiene la capacidad de ser una fuerza de orden o desorden, con algunos monasterios entrenando a los estudiantes para usar su poder para proteger a los débiles y otros aspirantes instruyendo sobre cómo manifestar su verdadero yo al servicio de los poderosos. Al elegir este camino, ten en cuenta las peculiaridades que definen a tu monje. ¿Estás obsesionado con algo? ¿Te impulsa la justicia o un deseo egoísta? Cualquiera de estas motivaciones podría manifestarse en la forma de su yo astral. El yo astral es una encarnación translúcida del alma del monje. Como resultado, un yo astral puede reflejar aspectos de los antecedentes, ideales, defectos y vínculos de un monje, y un yo astral no necesariamente se parece en nada al monje. Por ejemplo, el yo astral de un humano larguirucho podría recordar a un minotauro, cuya fuerza el monje siente en su interior. De manera similar, un monje orco puede manifestar brazos delicados y un rostro delicado, que representa la gentil belleza del alma del orco. Cada yo astral es único, y algunos de los monjes de esta tradición monástica son conocidos más por la apariencia de su yo astral que por su apariencia física

  Origen: Compendio de Aster (En desarrollo perpetuo)

  Tradición monástica de Monje

Rasgos de clase

Volver arriba